Miedo a la muerte??

la_muerte_homeroComo dice la canción de Buena Fe, “Hay quien le tiene miedo a la única vida que tiene…. Unos temen a la vida y otros a que sea una sola.”

El miedo es la identificación con algo que creemos real y tenemos miedo a perder. Esa identificación siempre tiene que ver con el cuerpo. El cuerpo nos parece tan real, que todo aquello que lo amenace o lo ataque, o pueda destruirlo, nos causa pánico. El miedo a que alguien me rechace o me abandone. El miedo al dolor físico, la enfermedad y por supuesto el miedo que engloba todos los miedos: el miedo a la muerte, que significa, literalmente, perder definitivamente este cuerpo.

Es tan simple darse cuenta de lo ilusorio de este concepto. Este cuerpo que tanto nos desvela y desespera, ya lo hemos perdido, desde el mismo momento en que nacemos, estamos empezando a morir. Cada respiración que es fuente de vida, nos acerca simultáneamente a la partida.

“El nacimiento implica muerte”.

Esto es para entender que vivir y morir son dos caras de una misma moneda, una convive con la otra, y demuestra la irrealidad de esta telenovela perfecta, tan perfecta, que parece la única y verdadera.

El cuerpo tiene un tiempo biológico para moverse y expresarse en este planeta tierra. Es el vehículo preciado del alma que lo utiliza para experimentar personajes y situaciones en este trayecto, condicionado por leyes materiales que hacen que después de un tiempo, esa misma alma va cambiando de vehículo, así como nuestro cuerpo cambia de ropa.

Nos hemos identificado tanto con esta cáscara, con este maquillaje fascinante, que no queremos perderlo. Es una ironía, porque ni siquiera lo cuidamos en vida; pero no queremos que muera. Descuidamos el balance biológico, lo deterioramos antes de tiempo y cuando intuimos que se acerca la partida, nos aferramos con garras y dientes a los últimos jirones de cuerpo que nos quedan. No hemos sabido vivir, y no nos queremos morir. El ego se desespera, y el alma se regocija, porque sigue su camino de experimentación de lo irreal, rumbo a la esencia y la verdad.

Cada nacimiento debería acercarnos más a la expresión conciente de nuestra divinidad, sin embargo estamos bastante estancados. Y seguimos naciendo y muriendo, sin darnos cuenta de quienes somos.

El alma no gana ni pierde, no nace ni muere, no negocia ni manipula, no tiene miedo, no siente dolor o placer. El cuerpo si, el ego, la mente, están sujetas a esas características ajenas al alma.

Si llegamos más rápidamente, a la comprensión del SER, la conciencia y la divinidad, que es nuestra condición natural, sin tiempo, sin pasado ni futuro, eternamente existiendo en el presente, podríamos observar con dicha a nuestro propio cuerpo, cumpliendo su rol divino en esta película, realizando ejercicios a cada instante que lejos de sumirlo más en la amnesia, le permitan, acercarse aquí y ahora a la verdad, única, inalterable y divina.

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

2 Respuestas a Miedo a la muerte??

  1. Yolagny dice:

    Muy buena reflexión sobre la vida, la muerte y los miedos amigo. Solo agregar un detalle existe también la muerte en vida, hay quién por timidez, temor o baja autoestima pasa por la vida sin decir lo que piensa, solamente aceptando calladamente aciertos y errores. Considero esa muerte peor que la otra, pues la última es natural sin embargo la primera es opcional.
    No es necesario ser una gran personalidad para dejar tu huella durante tu paso por la vida, desde una ama de casa hasta una personalidad pueden hacerse notar desde un punto de vista positivo, por ejemplo creando un hogar cálido con hijos responsables y amorosos, ó profesionales comprometidos con su trabajo que dejen su huella endeleble en su labor diaria, ó aquel cuentapropista que ofrece el mejor servicio con un precio acorde, etc, etc. No existe una receta para vivir, pero si es muy triste no existir aún estando vivo.

  2. Pingback: La muerte en vida » Jagüeyenses en la RED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *