Crónica personal de un día histórico

índicePor Yolagny Díaz

El 17 de diciembre de 2014 pasó a formar parte de la historia de nuestro país como una fecha que enmarca un antes y un después dentro del proceso revolucionario y las relaciones con Estados Unidos.

Ayer, mientras me encontraba enfrascada en algunas labores hogareñas, escuché el conocido tema televisivo que indica que se daría una noticia importante y por supuesto detuve todo lo que me encontraba haciendo para conocer de qué se trataba. En esta ocasión la periodista Talía González informaba que nuestro presidente se dirigiría a todo el pueblo a las 12 del mediodía y que trataría sobre el tema de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.Para qué mencionar todas las ideas que pasaron por mi cabeza, por supuesto que ninguna era buena, tan acostumbrados estábamos a no escuchar nada bueno durante más de 50 años procedente de dicho país, que no había posibilidad de imaginarnos la noticia que nos esperaba. Fueron alrededor de dos horas de pura incertidumbre.

Llegada la hora tan esperada, detuve todo lo que estaba haciendo y me dirigí al televisor para conocer qué era lo que sucedía, ya en ese momento preparada para lo peor.

Comenzó la alocución de Raúl y casi reduje al mínimo la respiración para no perder detalle.

¡No podía creer lo que había acabado de escuchar! Las lágrimas comenzaron a fluir solas, después de tantos años y tanta lucha, ¡ya estaban aquí Gerardo, Ramón y Antonio! Tuve que confirmarlo, lo volvió a decir, ¡era cierto! La emoción casi me impedía escuchar el resto de la noticia, pero la intuía, Raúl mencionaba a Alan Gross unido a otros elementos por lo que era evidente que se había efectuado un canje. Pero las sorpresas no terminaron, faltaba otra muy importante ¡se restablecerán las relaciones diplomáticas entre ambas naciones!

Luego, en la intervención de Obama conocimos de otras medidas que se pondrán en vigor a partir de este momento. Mis respetos Señor Barak Obama, en mi humilde opinión probablemente esta sea la decisión más valiente e importante que haya tomado dentro de su mandato y por la cual pasará a la historia.

Cuba está de fiesta, estuve de visita en varios lugares en la tarde y ese fue el tema central en todos. La alegría y, cubanos al fin, las suposiciones o criterios de todo lo que podría suceder como consecuencia de lo sucedido este día fueron muchas y variadas, pero en todos los casos se veía reverdecer la esperanza de mejoras en muchos aspectos de la vida del pueblo cubano.

El mundo entero ha manifestado su alegría por estos sucesos, igual muchos de ellos fueron parte activa de nuestra lucha por el regreso de los cinco, que, comenzó siendo apenas un murmullo que se escuchaba desde una pequeña isla en el Caribe, apenas audible para el resto del mundo, al cual se fueron sumando voces desde cualquier parte del planeta, hasta que alcanzó claridad y ya era imposible dejar de escucharlo.

Tenemos la esperanza en que este sea el inicio de un nuevo período que traerá consigo el levantamiento del bloqueo o “aislamiento económico y financiero de Cuba”, ¨embargo¨ (o como quieran llamarle), unida a otras medidas que traigan como consecuencia mejorar las relaciones de ambos pueblos, acercamiento de familias y relaciones bilaterales sin pretender inmiscuirse en la independencia de cada nación y respetando las diferencias, como buenos vecinos, donde se mantienen las buenas relaciones humanas sin pretender mandar en la casa ajena.

Hoy Cuba está de fiesta, ya están en casa. |Volvieron!

Tomado de citricultoresenlared

Etiquetado , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *